El Castillo de Xixona, o de la Torre Grossa, fue construido entre finales del siglo XII e inicios del siglo XIII. Tras la reconquista cristiana del siglo XIII, se levantó el recinto principal y la muralla. A sus pies creció la villa de Xixona.