El poblado íbero de La Bastida de les Alcusses es un asentamiento del siglo IV a. C. ubicado en la cumbre de un cerro, ocupando una extensión de 650 m. de longitud y unos 150 m. de anchura. Está situado en el término de Moixent (Valencia), las ruinas fueron descubiertas en 1909 por Luís Tortosa.